Historia

Para hablar de la historia de un club centenario como es la Real Balompédica Linense, es inevitable vincularla a la historia del fútbol en La Línea de la Concepción, sobre todo a raíz de los últimos descubrimientos tras la constitución de la Comisión del Centenario que, apoyados en la reciente publicación de la Junta de Andalucía, ‘El Balón Blanquiverde’, demuestran la existencia de equipos de fútbol previos consolidados en la ciudad y que de una forma u otra, luego han estado vinculados a la historia del equipo que según los anuarios federativos se fundó el  4 de enero de 1912 (fecha que el club considera como la del aniversario) y, por supuesto, de la Balompédica que empezó a competir de manera oficial en 1921 y que posteriormente obtuvo el título de Real por parte del Rey Alfonso XIII.

Según la publicación de los periodistas Javier Bermejo y José Carlos Barbado para la Consejería de Turismo, Comercio y Deporte, la presencia de Gibraltar hace pensar que en territorio linense se practicaba el fútbol antes, incluso de la fundación de la ciudad, que ya recibía en su puerto el atraque de barcos británicos, y los linenses y campogibraltareños se encargaban de trabajos relacionados con la recolección de carbón para el vapor de los barcos.

La espera de la llegada de estas embarcaciones la amenizaban con pequeños partidos de fútbol que les enfrentaban a formaciones gibraltareñas.

“Los carboneros forman su propio equipo, El Llave, posteriormente conocido como Athletic FC. Es sabido que desde comienzos del siglo XX se juega al fútbol en el puerto de La Línea, pero la primera constancia documentada de la existencia de un club con denominación futbolística en esta ciudad data del año 1910. En esa fecha se publica una nota de la Asociación de Football de Andalucía en la que se hace constar que para la temporada 1910-11 (por tanto su existencia será anterior), cuenta como patronos con SSMM Don Alfonso XIII y Doña Victoria(…) La Junta directiva está compuesta por diez personas, una de ellas responsable de los jueces de campo. En esa época, 1910, se juega al fútbol en la Banqueta de San Felipe y posteriormente en el huerto de Pedro Vejer, llanos de Campamento e incluso en la calle del Sol”.

El balón blanquiverde

El primer partido formal que se celebra en La Línea tiene como protagonista al Sporting Club Linense, que se enfrenta al Esmerald FC gibraltareño en 1917 en la plaza de toros. El libro publicado por la Junta habla de la existencia también de otros clubes en la ciudad en aquel inicio de siglo como el Arenal, el Faro, el Línea (posteriormente Aurora) y el Odd Fellows.

De todos estos equipos, especialmente el Línea, han ido apareciendo documentos gráficos en los que se aprecian a personas que posteriormente formaron parte de la Balompédica Linense.

La actual directiva de Alfredo Gallardo, ofreció a los socios un documento sellado por la Federación Andaluza de Fútbol, que afirmaba que, según los anuarios de la RFEF, la fundación de la Balona data del 12 de septiembre de 1912, fecha considerada para la celebración de los primeros cien años de edad de la entidad.


Hasta hace unos años, la fecha considerada para la fundación de la entidad ha sido la correspondiente a la de la inscripción de la entidad y, por tanto, cuando se federó y empezó a competir en 1921.

El reglamento de esta entidad se aprueba el 29 de octubre de ese mismo año, para formar la junta directiva el 3 de diciembre, con José Morales como presidente. Cinco días después se produce su primera victoria en el debut ante el Club Rácing de Algeciras.

El 5 de septiembre de 1922 ingresa en la Federación Regional Sur.

Con Cristóbal Becerra (primer secretario del club) en la presidencia, y gracias al apoyo de la Marquesa de Marzales, se consigue ese mismo año la distinción de Real.

La Balompédica Linense juega sus primeros partidos en el Campo Deportivo Aurora. El campo estaba situado en una huerta conocida como La Pascuaza, que se encontraba frente a la Plaza de Toros.

La participación de la Balona en competición oficial le obliga a tener un campo propio. Cristóbal Becerra consiguió que el linense don Pedro Ruiz se lo arrendara a la Balompédica por 400 pesetas mensuales. El estadio de San Bernardo, también conocido como Real Stadium se inauguró el 17 de octubre de 1926, y los linenses derrotan al FC Malagueño por 2-1 en aquel partido.

En octubre del 69 se inauguró el estadio Municipal en un partido internacional de clasificación para el Mundial del 70 entre España y Finlandia (6-1), muy cerca de la antigua ubicación del viejo San Bernardo.

Tres ascensos a Segunda B, y uno a Segunda A son los principales logros que se atribuyen a la Balona históricamente. En la categoría de plata permaneció seis temporadas con un noveno puesto como mejor registro en la campaña 50-51.

El primer ascenso a Segunda B se produjo en la 82-83, tras vencer la primera eliminatoria al Sabiñánigo y la segunda al Eibar, en cuyo campo se materializó la gesta.

Tras diez años en la categoría de bronce se consumó el descenso con tres fases de ascenso a Segunda A y un segundo puesto en la 85-86.

Seis temporadas más tardes el equipo volvió a la categoría que, por historia, le corresponde como mínimo. Tras una brillante temporada en el Grupo X de Tercera División, la Balona acabó campeona de grupo y quedó encuadrada en el extinto sistema de liguilla de ascenso con el Maracena, el Villafranca y el Hellín, ante el que se logró el ascenso en el último partido en el estadio Municipal.

Tras tres campañas en Segunda B, la Balompédica Linense volvió a tercera después de un dramático último partido en el Luis Itxar de Mallorca ante el filial del equipo insular. Con la temporada 2002-2003 comenzada, desembarcó en la Balona Alfredo Gallardo, que ya había pertenecido a directivas anteriores, como máximo mandatario de la mano del empresario local Miguel Rodríguez, que realizó un importante desembolso económico durante cuatro campañas.

El último ascenso se produjo en la 2007-2008. El equipo acabó tercero en la clasificación y, tras eliminar al Anguiano de La Rioja gracias al valor doble de los goles fuera de casa, el equipo y la afición vivió una tarde histórica en Miranda de Ebro para eliminar al equipo burgalés tras empatar en La Línea (1-1) y hacer lo propio en el estadio de Anduva (3-3).

La disputa de cuatro fases de ascenso a Segunda B con un salto de categoría resumen los logros de la actual directiva que ahora afronta el segundo proyecto consecutivo en Tercera División.

Alfredo Gallardo ha iniciado su tercer mandato esta temporada tras no presentarse en la primera convocatoria de elecciones candidatura alguna.


Tras un año difícil en Segunda B en lo deportivo y en lo económico, la Balona regresó a Tercera División, aunque antes la entidad vivió uno de los veranos más intensos de los últimas temporadas en el que fue fundamental la aportación del empresario Luís Gil que llegó de la mano del entonces concejal Manuel Aguilera.

La Balona inició un nuevo proyecto ilusionante con un alto porcentaje de futbolistas de la comarca y la provincia de Cádiz y dirigido por Eduardo Vílchez desde el banquillo. El arranque fue espectacular y a nadie se le olvidará aquel 6-3 ante el Algeciras en el estadio Municipal, pero finalmente el equipo se quedó a las puertas de la fase de ascenso a Segunda B.

En el segundo año de esta nueva andadura en la categoría, la apuesta por la austeridad económica y la continuidad del bloque con la llegada de más jugadores de la zona fueron las claves de uno de los años más bonitos del mandato de Alfredo Gallardo, con el regreso de Rafael Escobar al banquillo en su tercer intento con la Balona.

A diferencia del año anterior el equipo tuvo un arranque complicado pero poco a poco se fue asentando en la clasificación hasta situarse en lo más alto. La Balona se proclamó campeón de grupo a falta de cuatro jornadas para el final de la Liga y una semana antes del derbi comarcal ante el Algeciras, que realizó el famoso pasillo honor al campeón.


En una sola eliminatoria ante el Tudelano de Navarra, la escuadra albinegra logró dar el salto de categoría el segundo de la era Gallardo y el cuarto de su historia y el segundo en el estadio Municipal con el resultado de 4-0 tras perder 1-0 en la ida.



La Balona regresaba de esta forma a la categoría de bronce en un año complicado en el aspecto económico donde la austeridad en el presupuesto marcaban la permanencia como objetivo fundamental. Peso a ello, la plantilla cuajó una excelente temporada finalizando en segunda posición y logrando de esta forma la clasificación para disputar la fase de ascenso a la liga Adelante junto a Cádiz, Lucena y Real Jaén. Tras superar una primera eliminatoria frente a la Sociedad Deportiva Amorebieta, el equipo albinegro cayó en manos del Club Deportivo Tenerife tras un polémico arbitraje en el encuentro de vuelta celebrado en el estadio Heliodoro Rodríguez López.

Destacar además un más que digno papel en la copa del Rey, siendo eliminados por el Club Deportivo Mirandés en el recordado estadio de Anduva tras superar en casa una primera eliminatoria ante el Club de Fútbol Badalona.

Paralelamente a estos logros deportivos la Real Balompédica Linense celebrara su centenario fundacional, con un acto principal desarrollado en la tarde del 4 de Enero donde miles de aficionados y simpatizantes se congregaron en la Plaza de la Iglesia para participar de una fiesta que contó con una gran tarta, fuegos artificiales, música y dando un amplio protagonismo a los aficionados más jóvenes como futuro fundamental que son para esta Entidad.

También han sido muchos los reconocimientos obtenidos por parte de numerosas entidades sociales y deportivas a lo largo de estos meses, así como la difusión a través de la prensa nacional de nuestra labor deportiva y económica considerándola ejemplar dada la situación actual de nuestro fútbol.

En esta temporada 2012-2013 la Balona afronta un nuevo proyecto basado en la continuidad, manteniendo la mayor parte del bloque formado por futbolistas y cuerpo técnico que tantas alegrías concedieron a los aficionados y ofreciendo una oportunidad  a jugadores de la casa que llegan apretando muy fuerte desde el conjunto filial. El objetivo continúa siendo la permanencia, aunque aspiramos nuevamente a alcanzar con ilusión, humildad y sacrificio las mayores metas tanto en liga como en copa del rey.