A olvidar y pensar en el Cacereño (5-1)

Dice la ley de Murphy que si algo puede salir mal, saldrá mal. La Balona ha demostrado en estas 21 jornadas que llevamos de competición su solidez en el Municipal, algo que los pupilos de Rafael Escobar deben continuar refrendando la próxima semana frente al Cacereño. Comienzo de esta forma porque es necesario pasar página y olvidar cuanto antes el partido de ayer en el Álvarez Claro de Melilla. Un encuentro en el que a los blanquinegros no les salió nada desde el inicio del choque.

Saltaba la Real Balompédica Linense al vetusto estadio melillense con la intención de pescar tres puntos en una plaza bastante complicada en este último tramo de competición. Lolo Soler en portería, Polaco, Joe, Olmo y Manu Martínez en defensa, Fall e Ismael Chico en el centro del campo, Juampe y Javi Gallardo por las bandas y Copi arriba, acompañado de Canario por detrás, intentarían hacer olvidar las múltiples bajas del equipo, con Carlos Guerra y Jose Ramón lesionados y Oscar Martín sancionado.

Arrancaba el encuentro sin un dominador claro, hasta que llegó el minuto seis. Sufián arrancó por la banda derecha de su ataque y centró al área, donde Koeman esperaba solo para fusilar a Lolo. Abajo en el marcador, pero quedaba todo el partido por delante para darle la vuelta. Poco a poco la Balona comenzó a deshacerse de la presión melillense a base de movimientos más rápidos de balón y aperturas al costado derecho para que Juampe hiciera diabluras.

 Cuando quizás la Balona comenzó a tener una mayor posesión del esférico llegó el segundo tanto local. Un balón largo a la espalda de Joe lo controló Nacho Aznar que, sin mayor oposición, metió un centro raso para que Pedro Conde batiera de nuevo a Lolo Soler. Dos a cero y la tarea se tornaba complicada.

Rafael Escobar aprovechó el descanso para quitar a Polaco del terreno de juego ( retrasando de esta forma la posición de Javi Gallardo) y dio entrada a Labra, en busca de la remontada. Poco tardó el canterano en demostrar que el futuro blanquinegro está asegurado con el filial. Un balón peleado por Copi cayó en los pies de Labra, que se quedó solo frente al guardameta batiéndolo con un disparo colocado a su palo izquierdo. Este gol hacía recobrar las esperanzas en sacar algo positivo de un partido que se había puesto muy cuesta arriba.

Pero el Melilla golpeó nuevamente. Un balón conducido por Nacho Aznar paso a poder de Sufián, que se marchó en velocidad de Javi Gallardo y se sacó un potente disparo ante el cual Lolo no pudo hacer nada. El Melilla volvía a poner tierra de por medio; tres a uno y media hora por delante para enmendarlo. Y a punto estuvo de nuevo la Balona de meterse en el partido si no lo hubiese evitado un paradón de Álvaro a una falta lanzada por Canario. 

A partir de ese momento la Balona continuó intentándolo, pero lo que llegó fue el cuarto tanto melillense, obra de Manolo, de cabeza, a centro de Pedro Conde. Antes de ese cuarto gol Escobar había dado entrada a Alberto Merino en detrimento de Joe e hizo debutar a Chico Rubio en sustitución de Fall. Fue en el 74´cuando llegó lo peor del encuentro; Lolo Soler cometía falta sobre Nacho Aznar dentro del área y el árbitro no dudó en señalar la pena máxima y la expulsión del cancerbero blanquinegro, una decisión un tanto exagerada.

La Balona ya había realizado los tres cambios y Javi Gallardo se decidió a ponerse bajo los palos, pero el míster ordenó que fuese Copi el elegido para cubrir la portería lo que restaba de encuentro. El lanzador, David Sánchez, estrelló el esférico en el larguero y salió repelido hacia delante. La Balona intentaba poseer el control del esférico para evitar las continuas llegadas melillenses, pero en el 84´, y después de un saque de esquina mal despejado, la pelota volvió al área y Manahan remató al fondo de las mallas poniendo el cinco a uno en el marcador. 

La Balona continuó moviendo el esférico hasta que el colegiado puso punto y final a un partido en el que las cosas no salieron como se esperaba. Toca pensar desde “ya” en el Cacereño en busca de una nueva victoria que nos permita continuar peleando durante una jornada más por los puestos de privilegio.

Crónica: Pablo Sánchez Rivas
Google Plus
Real Balompédica Linense - Club Decano del Campo de Gibraltar